Preguntas Frecuentes

¿Cuándo debo ir con el cardiólogo?

Si te interesa el aspecto de la prevención en salud, desde que cumples 18 años. Por supuesto que debes buscar su atención en el momento en el que se te detecte una enfermedad del corazón o alguna otra que lo ponga en riesgo (como la hipertensión arterial, la diabetes o los problemas de las grasas en sangre). Además, debes saber que el cardiólogo es un especialista que por su formación médica puede hacerte una valoración médica integral muy completa y enfocarla al sistema cardiovascular.

 

¿Qué es lo más importante en la consulta del cardiólogo?

Por supuesto que un interrogatorio dirigido y una exploración física completa, complementado con la realización de un electrocardiograma para conocer el estado funcional del corazón. Además, se requiere una investigación de laboratorio que incluya exámenes de sangre (nivel de azúcar, grasas, función de riñones, etc.) y orina. En ocasiones, también es recomendable realizar una radiografía del pecho para visualizar la silueta del corazón y otras estructuras relacionadas.

 

¿Cómo debo prepararme si es la primera vez que visito a un cardiólogo?

Lo más importante es que vayas tranquilo y con tu mente abierta y receptiva para sacarle el mayor provecho posible. Debes llevar muy claros los antecedentes de enfermedades en tu familia, particularmente tus padres, abuelos y hermanos. Es necesario que tengas muy a la mano las fechas de diagnóstico de tus enfermedades y/o cirugías y el tratamiento que llevas en la actualidad. Por lo general no debes ir en ayunas y es recomendable que no consumas café, tabaco o bebidas alcohólicas por lo menos unas 2 horas antes de tu cita.

 

¿Qué se siente cuando se realiza el electrocardiograma?

No hay ninguna sensación relacionada con este estudio. Para efectuarlo debemos descubrir el área precordial (lado izquierdo del pecho) y colocar algunos electrodos sobre la piel para que de este modo podamos captar la actividad eléctrica que se genera en el corazón y finalmente imprimirla en papel para realizar el análisis de dicha actividad.

 

¿Cuáles son las enfermedades que más frecuentemente atiende el cardiólogo?

Directamente se encarga del manejo de cualquier falla en el funcionamiento del corazón como lo es la insuficiencia cardiaca, la cardiopatía isquémica, la aterosclerosis, la hipertensión arterial, las arritmias y además monitorea la presencia de algunas enfermedades que directa o indirectamente pueden afectar la función de este órgano o de sus conexiones vasculares, como por ejemplo la dislipidemia, la diabetes, la insuficiencia renal, etc. Como puedes ver, un médico que atiende enfermedades tan complejas constituye la mejor opción cuando hablamos de medicina preventiva en un adulto (independientemente de su edad o su estado de salud previo)

 

¿A qué se refiere el término de Medicina Preventiva?

Es nuestra mejor inversión en salud; particularmente cuando nos creemos o nos sentimos sanos. Debes recordar que para que una enfermedad se haga presente en nuestro cuerpo, pasan muchos años en los cuales somos portadores de un factor de riesgo y entonces vamos acumulando daño en nuestro organismo, lo que termina por sacarlo de su equilibrio y provocar una enfermedad. Aquí lo importante es detectar esos factores de riesgo antes de que nos provoquen suficiente daño como para que esto se traduzca en una enfermedad. Para la prevención no hay edad y aún cuando ya seamos portadores de alguna enfermedad, recuerda que siempre se pueden prevenir sus complicaciones.

 

¿Qué es un factor de riesgo?

Es una condición que está presente en nuestro organismo y que nos confiere una posibilidad de enfermar en algún momento de nuestra vida. Generalmente los dividimos en aquellos que no podemos modificar como podría ser nuestro género (hombre o mujer), nuestra edad o nuestros antecedentes familiares de enfermedad; y aquellos que sí podemos cambiar como por ejemplo el no hacer ejercicio, el fumar o tener colesterol o triglicéridos elevados en nuestra sangre.

 

¿Si tengo más de 60 años de edad necesito que me atienda algún especialista en particular?

Así es. Recuerda que cada edad tiene sus particularidades y así como el pediatra se ocupa de la salud de los niños, existimos médicos que además de atender adultos en general, nos preparamos un poco más para entender con más detalle los problemas que se presentan en el segmento de población de adultos mayores que para fines prácticos podemos establecer como aquellos mayores de 60 años de edad. Los médicos que nos formamos para la atención de este segmento tan importante y creciente de nuestra población somos conocidos como Geriatras y en mi caso como cardiólogo geriatra me ocupo de los problemas de salud cardiovascular en este grupo de pacientes.

 

¿Qué es la insuficiencia cardiaca?

En términos generales es una falla mecánica en este órgano que le impide llevar a cabo una función eficiente en el bombeo de la sangre al organismo.

 

¿Qué es la cardiopatía isquémica?

Es una enfermedad de las arterias que nutren al corazón y que, al no llevarle suficiente oxígeno y nutrientes, le condiciona una mala función muscular y puede llevarlo a un infarto. Los síntomas más comunes de esta enfermedad son el dolor en el pecho, el cuello, el hombro o el brazo izquierdo al realizar esfuerzo físico o cuando estamos bajo estrés psicológico o emocional.

 

¿Qué es un infarto de corazón?

Es la muerte de una parte del tejido muscular del corazón, generalmente por una oclusión en una de sus arterias, lo que interrumpe completamente el flujo de sangre y provoca que el tejido muera en cuestión de minutos. Un infarto puede ser pequeño y permitirle al corazón una recuperación parcial o puede ser muy extenso y provocar un paro cardiaco y la muerte.

 

¿Qué es la aterosclerosis?

Es un término empleado comúnmente en medicina y que se refiere a la acumulación progresiva de grasa en una placa dentro de la pared de las arterias del cuerpo. En ocasiones podemos compararlo con la presencia de sarro en el interior de una tubería.

 

¿Qué es la hipertensión arterial?

Es la elevación de la fuerza (presión) con la que se mueve la sangre dentro de nuestras arterias. Este incremento en la presión se traduce en un mayor trabajo impuesto al corazón y un mayor estrés sobre la pared de nuestras arterias. Generalmente no provoca molestias (síntomas) al paciente y la única manera de detectarla es mediante la medición de la presión arterial por parte de un médico o una enfermera.

 

¿Qué son las arritmias?

Una arritmia es toda aquella condición que haga que el corazón produzca latidos irregulares que alteran el movimiento normal de la sangre dentro del organismo. En ocasiones podemos compararlo con la pérdida de cadencia del segundero de un reloj.

 

¿Qué es la dislipidemia?

Le llamamos dislipidemia a cualquier alteración en la cifra de colesterol y triglicéridos que circulan disueltos en nuestra sangre. Estas son moléculas de grasa de alta energía y son indispensables para nuestro cuerpo. El problema es cuando se elevan demasiado porque entonces se empiezan a depositar en la pared de las arterias provocando el fenómeno de aterosclerosis.

 

¿Es cierto que hay grasas “buenas” y grasas “malas”?

En términos generales podemos decir que sí porque hay ciertas moléculas de grasa que se depositan muy fácilmente dentro de nuestras arterias (denominadas colesterol LDL) y en contraparte hay otras grasas que son capaces de limpiar gradualmente las arterias (denominadas colesterol HDL) de las grasas que se depositaron con anterioridad. También en los alimentos hay diferentes tipos de grasa y para efectos de esta pregunta puedo decir que las grasas saludables provienen de los vegetales y de los pescados de agua fría y que las grasas dañinas provienen de los animales y aquellas que se modifican como parte de los procesos industriales de fabricación de alimentos.

 

¿Por qué me sube el colesterol de la sangre?

Existen múltiples causas por las cuales puedes tener elevada la cifra de colesterol en tu sangre y en gran parte depende de tu edad. Si tienes más de 50 años una de las posibilidades es que la causa sea propia de tu cuerpo; es decir, que sin una causa externa (como sería comer grasas en exceso) tu cifra de colesterol se eleva porque tu hígado lo produce en exceso y al estar enfermos los mecanismo de regulación tu cuerpo no puede darse cuenta de que ya se encuentra un exceso de esta molécula y entonces se sigue produciendo a pesar de que cuides tu dieta cada vez más.

 

¿Qué es la diabetes?

Es la elevación del nivel de azúcar (glucosa) en nuestra sangre y se refiere a una incapacidad de alguno de los componentes del organismo que se encargan del control de estos azúcares; Por ejemplo, a la falta de producción de insulina (hormona que permite que la glucosa sea utilizada por las células) por parte del páncreas (el órgano que produce la insulina) o la resistencia de los tejidos para utilizar estos azúcares. Generalmente es una enfermedad de adultos pero también se presenta en niños o gente muy joven en donde la característica principal es la falta completa en la producción de insulina.

 

¿Qué es la insuficiencia renal?

Es una enfermedad que provoca que los riñones dejen de funcionar y como resultado comienzan a acumularse las toxinas que normalmente limpian de nuestra sangre. Son muchas las enfermedades que pueden provocar la insuficiencia renal pero las más frecuentes son la diabetes y la hipertensión arterial cuando han pasado muchos años y no se ha logrado controlar estos padecimientos.

 

¿Cada cuando debo medirme la presión arterial?

Depende de tu estado de salud. Si eres joven y nunca se te ha detectado alguna enfermedad entonces debes hacerlo por lo menos una o dos veces al año. Si ya te han detectado la presión alta, debes acudir con el médico para saber si tienes hipertensión o si esas elevaciones son resultado de algún otro problema. Si padeces hipertensión arterial es tu responsabilidad checar que tu presión arterial esté controlada y entonces la frecuencia con la que tomas tu presión es diferente. Por ejemplo, si apenas estás tomando un medicamento debes medírtela 2 veces al día para garantizar un adecuado control o modificar el medicamento cuando no te controla completamente. Si ya tienes mucho tiempo con tu medicamento y has estado controlado, te recomiendo que por lo menos te cheques una vez a la semana.

 

¿Cuál es la presión arterial normal?

La presión arterial se mide en milímetros de mercurio (mmHg) y tiene dos componentes: uno sistólico que es la cifra más alta y uno diastólico que es la cifra menor. Debe ser alrededor de 120 mmHg sistólica y 80 mmHg diastólica, lo que se expresa de la siguiente manera 120/80 mmHg.

 

¿Debe ser la misma presión arterial para un adulto sano que para uno que toma medicamentos para controlar su hipertensión arterial?

En términos generales sí porque al tomar el medicamento esa persona debe mantener cifras de presión arterial lo más cercanas a lo normal. Como regla general un hipertenso que toma medicamentos siempre debe tener una presión arterial inferior a los 140/90 mmHg. Esta cifra es la que consideramos como el límite entre lo que puede ser normal y la presencia de enfermedad; sin embargo, existen situaciones en la que los médicos buscamos ser más estrictos para minimizar los daños que la presión alta le puede generar en tu organismo (por ejemplo en los diabéticos que ya tienen cierto grado de daño en sus riñones).

 

¿Puedo sentirme bien y al mismo tiempo estar “enfermo” y tener que tomar medicamentos?

Esta es una excelente pregunta ya que muchas enfermedades cardiovasculares pueden transcurrir de manera silenciosa durante muchos años, a veces décadas, y finalmente hacer su aparición en una etapa determinada de la vida como infartos, angina o embolias. Aquí lo importante es reconocer que esas enfermedades pueden estar presentes en el cuerpo mucho tiempo antes de darnos alguna molestia física; sin embargo, las consecuencias de sufrir un infarto por ejemplo son desastrosas y a veces mortales. Es precisamente por eso que debemos hacer lo posible para conocer nuestro perfil de riesgo cardiovascular (mientras más jóvenes mejor) para poner manos a la obra y evitar (con conocimiento y orientación) las complicaciones tan graves de estas enfermedades. También tendría que decir que el solo hecho de padecer hipertensión arterial o elevación del colesterol en sangre no produce ninguna molestia física así que la única manera de saberlo es acudir a que nos tomen la presión o hacernos exámenes de sangre por ejemplo. Y finalmente hay ciertas personas que por tener un riesgo tan alto, deben tomar medicamentos aunque no sientan dolores, con la finalidad de controlar uno o más de sus factores de riesgo y así minimizar la posibilidad de enfermar más adelante durante su vida.